Publicado: 28 de Diciembre de 2015

Las personas con dislexia se van a beneficiar de los libros electrónicos o ebooks a la hora de mejorar su capacidad de lectura. Los ebooks, según un estudio que se publica en PLos ONE, son más fáciles de leer que los de papel. La razón, según el autor del trabajo, Mathew Schneps, Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísca (EE.UU.) puede estar en que los ebooks contienen líneas más cortas que los de papel, y no en el uso en sí mismo de libros electrónicos.
Para el estudio, los autores compararon la comprensión y velocidad de lectura de 100 voluntarios con dislexia en libros de papel o en ebooks. Los expertos vieron que aquellos a los que les costaba mucho leer, lo hacía con mayor facilidad en los ebooks que en los libros tradicionales. De hecho, los voluntarios con limitada capacidad de atención visual tenían una mejor comprensión del texto en los lectores electrónicos que en los de papel.

Los resultados sugieren que las líneas cortas, con menos palabras, como las que muestran en los lectores electrónicos, pueden ayudar a algunos lectores disléxicos lectores a centrarse en palabras individuales, eliminando así el texto presente en la misma línea que potencialmente podía distraerlos.